viernes, 22 de noviembre de 2013

Humanismo en la era cibernética

Crisis de la ciencia

La razón instrumental:
La ciencia cambio la mentalidad del mundo y se paso de un dogmatismo religioso dominado por la escolástica, a un dogmatismo de la razón dominado por la ilustración. Nadie puede negar el papel de la ciencia en su lucha contra el oscurantismo cuando todo lo desconocido era producto de los deseos de un Dios y no necesitaba ninguna explicación, Bastaba  aceptarlo como un hecho divino. La ciencia nos enseño a buscar la verdad a utilizar nuestro raciocinio para descubrirla. El problema radica en que ahora no aceptamos nada que no tenga una explicación razonable y nos negamos a aceptar cualquier fenómeno incomprensible. Quizás tengamos que reconocer que algunos hechos son realmente "divinos" o que para la comprensión del mundo necesitamos utilizar algo más que el raciocinio.

Son muchos los científicos que ven en la innovación tecnológica el motor del cambio social y ven al hombre como una tabla rasa, mientras la ciencia es vista como una fuerza "mistica" que trasciende al individuo. Este debe someterse a los "ideales" científicos. La grandeza está en la transformación que produce la ciencia, el individuo no puede hacer nada, él sólo juega su papel dentro de ese orden. La ciencia avanza de forma ciega hacia el desarrollo y progresa sin detenerse, donde cada descubrimiento es una arma de doble filo. Es necesario buscar la reacción directa del hombre, de sus necesidades y anhelos con las teorías, con las leyes que el mismo crea. La creación no puede ser separada del hombre y convertirla en un ídolo al que hay que adorar, porque sólo el hombre le da aliento y validez a sus teorías. Por otra parte, la mayoria de los científicos se han dedicado al "dominio" de la naturaleza y no se han preocupado por advertir sobre las consecuencias del uso de sus descubrimientos ni de buscar un acercamiento con filosofos, sociologos, antropologos, etc., con el fin de minimizar los riesgos del mal uso de la ciencia y la tecnica, y sobre todo, en luchar por alcanzar una sociedad más humana.

Hay quienes pasan de un extremo a otro y culpan al desarrollo científico‑técnico, no es la ciencia la que deshumaniza al hombre, sino las propias bases sobre la que se sustenta la sociedad. Cuya evolución ha estado matizada por la imposición de la fuerza y el dominio sobre los más débiles y desamparados a traves de sociedades: esclavistas, feudalistas, capitalistas, etc.  Si la evolución de la sociedad hubiese sido humanista, no hubiesen acabado con los nativos en casi todas las partes del planeta sino que en su lugar, se hubiese sostenido sobre la base de la cooperación y la mezcla paulatina de razas y no en la aniquilacíon o expulsión de sus tierras en aras de la civilización. Y es que durante años hemos utilizado la palabra "conquistar" (conquistas científicas, etc.) en lugar de "interactuar". Históricamente solo ha existido una relación de dominio. Hoy se pretende el dominio de la computación y a través de esta simular los procesos sociales, predecir los sucesos e incluso manipular a la sociedad de acuerdo a los intereses de los gobernantes (reduccionismo informático); en cambio, se olvidan del individuo: las estadísticas solo recoge hombres promedio. Y, mientras la ciencia se vea como una forma de poder; será, siempre, a la par que beneficiosa; perjudicial.

  Ver libro, "Inteligencia artificial, el futuro del hombre", disponible en Kindle Amazon