jueves, 15 de enero de 2015

Por supuesto que la inteligencia artificial será beneficiosa, pero…


intelligent-robotExiste una preocupación sobre el surgimiento de una inteligencia artificial (IA) superior a la humana, estamos hablando de una superinteligencia artificial (ver carta abierta del Instituto para el Futuro de la Vida), basada en una explosión de inteligencia (máquinas inteligentes que construyen, a su vez, máquinas cada vez más inteligentes). Por lo que nos estamos concentrando en la idea de una IA que se construye para que ella sea capaz de autoprogramarse (autoconstruirse) como una inteligencia que es capaz de superarse a sí misma y con el tiempo de superar a los humanos, prácticamente sin la participación de los humanos. Queremos construir una IA para que al final termine superándonos, me pregunto si ese es el único objetivo que podemos tener, si nos guiamos por las ideas actuales de la singularidad tecnológica parece que la vía más promisoria es la creación de una superinteligencia artificial. Ya Vernor Vinge en su artículo sobre la singularidad tecnológica planteaba dos formas para desarrollar la inteligencia artificial.
  • Superinteligencia artificial: El desarrollo de una IA en sí misma.
  • Ampliación de la inteligencia: El desarrollo de una inteligencia ampliada por la combinación de la inteligencia humana y la artificial.
En el primer caso estamos hablando de una IA que se construirá para que esta sea cada vez más autónoma. Ahora la pregunta es, ¿a quién responderá esta superinteligencia artificial? Teniendo en cuenta que será más inteligente que los humanos, es importante saber quiénes la van a utilizar y con qué fin. Por lo que al final estaríamos hablando de un software propietario, propiedad privada de alguien. Por lo que tendremos varias posibilidades.
  • Superinteligencia artificial creada (en sus bases para que siga mejorándose por si misma) por los centros de investigación.
  • Superinteligencia artificial creada con fines militares, ya sea por militares o alianzas.
  • Superinteligencia artificial creada por las grandes transnacionales como parte de su Know How, con fines económicos (las actuales grandes transnacionales de la información, encabezadas por Google).
  • Superinteligencia artificial creada con fines comerciales, su propósito es vender los sistemas.
  • Superinteligencia artificial creada por la comunidad de software libre.
Con respecto a la ampliación de la inteligencia surgen tres vías (ver Inteligencia artificial: ¿Hay razón para preocuparse? )
  • Superinteligencia colectiva (sistemas cooperativos conformados por la relación (colaboración) entre humanos y tecnologías
  • Superinteligencia hibrida, ampliación de las capacidades humanas por medio de dispostivos cibernéticos, estamos hablando del Cyborg.
  • Superinteligencia biológica, ampliación de la inteligencia por medio de la ingeniería genética.
También la ampliación de la inteligencia se puede lograr por cualquiera de las posibilidades mencionadas anteriormente, pero, si en el caso de la inteligencia artificial los más beneficiados van a ser las transnacionales de la información como Google, Facebook, Microsoft, etc., ahora van a ser las empresas que se dedican a la venta de componentes cibernéticos como prótesis, chips, dispositivos biónicos o interfaz cerebro-máquina, entre otros siguiendo la línea de un humano mejorado por medio de las tecnologías.

Ni que decir de los proyectos militares, tales como el ideal de crear un superhumano, o las consecuencias sociales de colocar en el mercado dispositivos que permitan alcanzar poderes sobre humanos que tendrán consecuencias tanto ética como sociales ante un mercado que solo responde a las ganancias (ver El desafío de la inteligencia artificial). No se puede ignorar que vivimos en un contexto social competitivo donde se favorece el crecimiento económico a toda costa y el consumismo desmedido, lo cual nos lleva a la competencia por los mercados y, lo más grave, es que la ley del mercado nos está arrastrando a un futuro incierto, ajeno a un verdadero progreso humano.

No es un secreto que defiendo la idea de una superinteligencia colectiva, que su fin sea la ampliación y de la sabiduría humana y que se oriente hacia la construcción entre humanos (sin excepciones) y máquinas, de una estructura social colaborativa, donde los actores sociales sean la sociedad civil liderada por la comunidad de software libre, en alianza con organizaciones no gubernamentales y centros de investigación no comprometidos con las elites de poder.

De esto seguiremos comentando.

Imagen: Live Science.