viernes, 24 de octubre de 2014

El desafío de la inteligencia artificial (1)

418El desarrollo de la inteligencia artificial puede ser el mayor logro de la humanidad… Pero también el último.
Stephen Hawking

La idea de un mundo fuera de control donde surge una inteligencia superior a los humanos e independiente de los intereses humanos al estilo Moravec, sin dudas, es demasiado peligrosa (por no decir descabellada). Ahora dado el desarrollo acelerado de las tecnologías, estas nos van a superar en muchos aspectos (conscientes o no) por lo que algunos ven como única solución una fusión entre humanos y tecnologías (Cyborg).

Y es que todo indica que la aceleración de las tecnologías y su propio progreso, nos llevara a una simbiosis entre humanos y tecnologías, siendo la singularidad la simbiosis menos favorable ya que el ser humano se hace dependiente de las tecnologías (para algunos esto es lo mejor que nos puede pasar). Para comprender las ideas de Kurzweil más moderadas hay que comprender las ideas más radicales de Hans Moravec.
Moravec es el más fervoroso defensor de la era de los robots quienes serán los herederos del planeta. Considera el fin de la especie humana como inevitable debido a causas naturales: volcanes, epidemias, choque con meteoritos, etc., y considera que la solución es acelerar la extinción de los humanos y el surgimiento de una nueva especie producto de una evolución artificial: los robots.

A diferencia de Vinge quien acepta que la singularidad puede no suceder, Moravec esta convencido que las máquinas superaran a los humanos y los deslazarán de su lugar predominante. Al igual que Vinge se basa en el crecimiento acelerado de las máquinas en su evolución que, en poco tiempo, han alcanzado resultados que a los humanos les ha llevado siglos de evolución.

Moravec se fundamenta en la velocidad de las máquinas o sea en las operaciones o instrucciones por segundo que esta realiza, las cuales han ido aumentando desde 1971 que solo alcanzaban las 1000 instrucciones por segundo (1 MIPS) pasando por 10 y 100 MIPS en los 90s hasta llegar a más de las 1000 MIPS en la época actual y partiendo de ese crecimiento acelerado Moravec asume que alrededor del 2020 las máquinas habrán alcanzado los 100 millones de MIPS, que según sus cálculos basados en la metáfora del cerebro como procesador de información, para entonces, se logrará alcanzar la capacidad del cerebro humano y a partir de este momento, los humanos inevitablemente serán superados por las máquinas.

Al igual que Vinge, asume que será el mejoramiento del hardware la vía más directa para alcanzar la inteligencia artificial y que una vez que se superen las operaciones por segundo que realiza el cerebro, las máquinas “emergerán” como una superinteligencia”. Lo cual se asume por analogía con la humanidad, la que en un punto dado de su evolución “emergió como un ser inteligente”, de lo que se desprende que las máquinas también evolucionaran por una vía artificial hasta llegar a suplantar a los humanos.

Moravec, encuentra una justificación para sus ideas al considerar a los robots como una continuación de nosotros mismos y no significaran una extinción más de lo que una nueva generación de niños provoca la extinción de la generación que le precedió. Y afirma que los ellos serán “nuestros hijos mentales”.
Y va más allá cuando dice que las máquinas no se quedaran en un mero interés también, serán capaces reconstruirnos átomo a átomo y crear nuevos modelos de civilizaciones humanos. Afirmación que nos lleva que la humanidad es una simulación diseñada por las maquinas (nuestros hijos mentales). Moravec cree que pueden existir muchas versiones de humanos viviendo en mundos artificiales.

Para Moravec la raza humana esta seguramente extinta y lo que vivimos es una simulación. ¿Entonces? Regresamos a la religión y a la idea de un dios perfecto que crea un mundo imperfecto. Como es posible que esas máquinas perfectas hayan creado un mundo tan imperfecto del que se queja Moravec cuando dice:
“La forma humana no está diseñada para ser un “científico”, dice. Nuestra capacidad mental es extremadamente limitada. Tienes que padecer todo tipo de entrenamientos “no naturales” para lograr un cerebro medianamente adecuado para este tipo de trabajo… Vives apenas lo suficiente para comenzar a comprender las cosas antes de tu cerebro empiece a deteriorarse. Y entonces, te mueres.”

Moravec es un nuevo mesías que está convencido de la superioridad de las máquinas y que ese es el único futuro posible y ve a la tecnología como la forma de transformar al ser humano en algo más grandioso y cree que la grandeza y el poder de su destino excede todo los límites, por lo que afirma que su propósito es empujar las cosas hacia ese destino. La conclusión es sencilla; la especie humana ya se agotó y su final es inevitable y con ello el fin de todas las especies las cuales serán sustituidas por entidades artificiales que dará inicio a un nuevo progreso: el progreso tecnológico, en el que no hay lugar para los humanos.

 La característica central de este siglo ha sido la aceleración del progreso tecnológico. Estamos al borde de un cambio comparable a la aparición de la vida humana sobre la Tierra. La causa exacta de este cambio es la creación inminente de entidades de inteligencia mayor que la humana.

La idea de una sigungularidad de Vernor Vinge la sustenta sobre la ley de Moore que dice que la capacidad de los microchips de un circuito integrado se duplicara cada dos años, lo cual traerá un crecimiento exponencial de la potencia del hardware de las computadoras y de mantenerse este crecimiento acelerado lo cual conducirá inevitablemente a que las máquinas le den alcance y luego superen la capacidad del cerebro para procesar la información y según un grafico elaborado por Hans Moravec la paridad entre el hardware y el cerebro se alcanzara alrededor del 2020 lo cual dará lugar a las máquinas superinteligentes.

Se esta hablando del surgimiento de una superinteligencia artificial superior a la inteligencia humana, dado el crecimiento veloz que tiene el hardware y no en el desarrollo de programas que emularan la inteligencia humana como se pretendía en los primeros años de la Inteligencia artificial. Además, se parte de una inteligencia artificial fuerte que asume que la consciencia es codificable (consideran que los estados mentales son algoritmos altamente complejos).

Vinge define una máquina superinteligente como una máquina capaz de superar en mucho todas las actividades intelectuales de cualquier humano independientemente de la inteligencia de este y está convencido que esa inteligencia superior será la que impulsara el progreso y este será mucho más rápido e incluso superará a la actual evolución natural, por lo que aparecerán problemas miles de veces más deprisa que la selección natural y afirma que estaremos entrando a un régimen radicalmente diferente de nuestro pasado humano, y a ese evento al que le da el nombre de singularidad tecnológica.

Postulados para el surgimiento de una superinteligencia artificial

Un primer postulado es que se puede lograr una inteligencia artificial por fuerza bruta, o sea que dada la velocidad de la máquina pueda analizar exhaustivamente todas las posibles soluciones. Este es el caso de muchos juegos, tales como las damas, el ajedrez, etc., aquí la inteligencia de la máquina se basa en su velocidad para calcular las variantes, lo cual le permite prever los que puede suceder en el tablero.

Un segundo postulado, es la emergencia, la cual asume, que debido a la velocidad en el procesamiento de la información de la máquina, llegará un momento, que podrá manipular una gran cantidad de información y dada su complejidad podría, también, despertar como una inteligencia.

Un tercer postulado es que las máquinas al alcanzar cierta inteligencia serán capaces Aunque Vinge hace hincapié en el surgimiento de una inteligencia artificial que por el desarrollo del hardware es capaz de superar a los humanos, también plantea otras vías para alcanzar una superinteligencia superior a la de la humanidad actual y vaticina que será una realidad en un futuro cercano, antes del 2030, y se podrá lograr esta revolución de cuatro maneras diferentes, razón para tener confianza en que el evento va a ocurrir.

Partiendo de las posibles vías para alcanzar la superinteligencia me di a la tarea de clasificarlas:

Superinteligencia artificial: El surgimiento de una superinteligencia artificial basada en la idea de que las máquinas cada vez tienen más capacidad de memoria y más velocidad de procesamiento de la información, llegará un momento en que igualará y luego superará la velocidad del cerebro, esta es la idea predilecta de Ray Kurzweil, del cual hablaremos en un próximo articulo.

Superinteligencia hibrida: Aspira a la fusión entre humanos y tecnologías por medio de la interconexión entre humanos y computadoras, tales como, prótesis, implantes de chip, etc. Estamos ante la idea de una transhumanidad que transcienda a la condición humana y con ello superar todos los límites de la especie humana y dar surgimiento a una nueva especie posthumana. Esto nos conduce a una singularidad donde humanos y máquinas se fusionan.

Superinteligencia colectiva: Surge de las redes cada vez más complejas que se irán conformando debido a la relación entre humanos y tecnologías. Sigue las ideas Pierre Levy de una inteligencia colectiva, en la que Internet está jugando un papel importante y ya algunos están hablando del surgimiento de un cerebro global que se está formando desde ahora en el contexto de la Web 2.0 y de la naciente Web 3.0, lo cual nos lleva a la formación de una superinteligencia que se forma por la interacción social entre humanos cada vez mejores y máquinas cada vez más inteligentes.

Superinteligencia biológica: Mejoramiento humano por bioingeniería sobre todo modificaciones genéticas, dado que es una inteligencia mejorada por medio de la biología. surge producto del desarrollo de la biotecnología lo que ira conduciendo a la humanidad a una fusión progresiva y menos radical que la superinteligencia hibrida.

Mientras el primero aspira a la creación de una inteligencia artificial que por medio su velocidad de procesamiento es capaz a superar la velocidad de procesamiento (de información) del cerebro, postulado de la inteligencia artificial fuerte. En las otras tres se aspira a una ampliación de la inteligencia humana por medio de la tecnología, lo cual a toda luces parece lo más lógico, en lugar de crear una superinteligencia artificial, capaz de construirse a si misma cada vez más inteligente (explosión de la inteligencia) porque no lograr una superinteligencia que se vaya ampliando dado la interacción, más bien simbiosis, entre humanos y tecnologías. De esto seguiremos hablando.